Hartos de la fractura que han generado los Nacionalistas con su egoísmo y su primitivo complejo de superioridad, los Catalanes Libres nos estamos organizando para liberarnos de su anticuada ideología.

Serrat ya lo cantaba:

Hay que seguirlos a ciegas
y serles devoto.
Creerles a pies juntillas
y darles la razón
que: “El que no se quede quieto
no sale en la foto…”
“Quien se sale del rebaño,
destierro y excomunión”.

Sin prisa pero sin pausa,
esos carcamales
organizan sus cruzadas
contra el hombre libre
más o menos responsable
de todos los males
porque piensan por su cuenta.
Sueñan y lo dicen.

Si no fueran tan temibles
nos darían risa.
Si no fueran tan dañinos
nos darían lástima.

Porque como los fantasmas,
sin pausa y sin prisa,
no son nada si les quitas
la sábana.

Les hemos quitado la sábana, y son unos fantasmas. Con nuestra alegría los Catalanes Libres vamos a dejar que la risa y un humilde espejo los refleje, y se vean desnudos con sólo las cadenas que hemos cargado durante demasiados años.