Se casó con Dios, porque ni dios se quería casar con ella. Buen carácter no tiene, no. Pero también tiene cosas buenas, solo que no me acuerdo ahora.

P: Pero de pequeña ya era así?

R: Nooo, era peor. Ahora le da por cerrar periódicos, que es algo que en su mundo no está mal, antes quería quemarlos, sabe. Sobre todo le gustaba quemar los que estaban en español. Pero luego, sabe usted, cuando Artur Mas la empezó  a invitar a festejos y a darle champán del bueno, y canapés oiga, pues se relajó mucho. Y cuando la hicieron de la fundación Tous, con la Rahola, se reían tanto!

Mejoró mucho el humor. Pero ahora la pobre, todo el día en el convento. Por culpa de Crónica Global y todos esos unionistas. Todo el día haciendo de monja. Pues claro, le entran ganas de defender la libertad de expresión. ¡La suya claro!